Ni el mármol ni dorados monumentos - Mercurio