‘La casa de la pradera’ era una segunda residencia - Mercurio