Dios, la poesía taurina y el diablo - Mercurio