La propiedad del porvenir - Mercurio