La fábrica de armas de la razón* - Mercurio