Eduardo Mendicutti: “Convertir el cotilleo en literatura es un desafío” - Mercurio