La tragedia por excelencia - Mercurio