La literatura como exorcismo - Mercurio