La carne cruda de la escritura - Mercurio