El artista como seductor agazapado - Mercurio