Gracias, Sergio Ramírez - Mercurio