El absurdo gesto de una guerra - Mercurio