Intimismo en forma de terror - Mercurio