Ah, los perros añejos - Mercurio